El inicio de la colección desde el espíritu del romanticismo alemán.

En una exposición de bellas artes del romanticismo en Gran Bretaña hace unos 10 años, se trazó una línea entre el romanticismo alemán y el fascismo alemán. Lo sombrío, el anhelo de muerte, lo nacional alemán, lo bochornoso y patético: ciertamente hay rasgos en el romanticismo que justifican esta suposición; sin embargo, en una perspectiva más amplia, estos son solo un aspecto menor. En mi opinión, los momentos reales del romanticismo alemán se pueden ver en las corrientes neopaganas, medievales, panteístas, pero también contrarreforma, católico-restauradoras. En cierto sentido, y aquí, en mi opinión, el hecho de que Heine se justifique en gran medida en el romanticismo alemán, es también un anhelo de afirmación indivisa de la naturaleza en oposición al florecimiento de ésta a través de la tradición agustino-cristiana. Se podría decir con cierto derecho que también hubo un renacimiento de la cultura popular pagana en el romanticismo alemán, que, independientemente de los cánones de las iglesias, siempre había conservado una libertad intelectual. Los cuentos de hadas de los hermanos Grimm también están ahí, no nos dejemos engañar por algunas inserciones de valores sentimental-piadosos, en su afirmación incondicional e indivisa de la vida en un marcado contraste con la doctrina eclesiástica.
En la sección sobre la génesis textual de los cuentos de hadas de Grimm, ya se ha descrito cómo surgió la colección de textos de un segundo volumen "Wunderhorn" diseñado por Clemens Brentano y Achim von Arnim. Incluso en este entorno, los Grimm, aunque solo sea por sus mentores, estaban comprometidos con el espíritu nacional y romántico. Así, entre otras cosas, se velaron los frecuentes orígenes de las historias del francés: - pero esto, así como el menosprecio del período Biedermeier, inserciones de piadoso y debilitamiento de escenas eróticas, en mi opinión, no tiene peso real. Las verdaderas razones de la preferencia en el romanticismo alemán por los cuentos de hadas u otras formas literarias de la literatura popular como leyendas, dichos, anécdotas y cuentos de sabiduría se pueden ver en el hecho de que hacen hincapié en el sentimiento, lo intuitivo e imaginativo, su La religiosidad amante de la naturaleza y la sensualidad de su afirmación fatalista de la vida, pero también de sus rasgos lujuriosos, grotesco-absurdos encontraron un relajante contraste con la unilateralidad mental, la rigidez intelectual, el fanatismo y la falsedad de la historia cultural "oficial".



Por qué no decirlo: Wilhelm Grimm era la personalidad más importante en comparación con su hermano Jakob, no solo en términos del alcance y la dirección de su trabajo, sino también en términos de su contribución al desarrollo característico de los cuentos de hadas. Wilhelm Grimm prácticamente cumplió lo que se podía esperar de un último comerciante de esta literatura popular: una profunda intuición del contenido y el significado de las escenas primordiales de las imágenes de los cuentos de hadas, una relación apasionada y personal con este contenido y, por último, pero no menos importante, poder del lenguaje y confianza estilística. El interés de Jacob en los Collactaneen había disminuido más tarde después de que inicialmente, incluso como hermano mayor, mostró un mayor compromiso en iniciar la recopilación y los comentarios filológicos. Después de las primeras publicaciones en 1812 y 1819, se dedicó más a trabajar en el diccionario alemán; una obra de carga de trabajo casi inconmensurable, que también le sirvió a Rilke, por ejemplo, como un compendio estimulante.
Fue más Wilhelm quien encontró el tono de cuento de hadas cada vez más en el desarrollo y el despliegue de los textos en el transcurso de las ediciones de 1810 a 1857 que hicieron de los cuentos infantiles y domésticos Jacob y Wilhelm Grimm el libro de mayor éxito en la historia literaria después. el permiso de la Biblia.


Una acusación frecuente que se ha hecho en los últimos tiempos de los cuentos de hadas de los hermanos Grimm es la ocurrencia de descripciones de la crueldad más brutal. Indudablemente, mutilaciones, muertes por fuego, ahogamiento en pozos, ser despedazado por animales salvajes, desgarrarse en dos, romperse huesos, hay descripciones de este tipo en casi todos los cuentos de hadas. Estas, sin embargo, pierden su apariencia brutal cuando usted, y así sucesivamente, generalmente ocurre a través del oyente no reflexivo cuando se perciben imágenes de conflictos y desarrollos del alma interior. Una vista externa de las imágenes de los cuentos de hadas te priva de su profundo significado; Todo lo que queda es el caparazón realmente cruel de la imagen. Como ya se mencionó, es significativo que en una implementación cinematográfica de estas imágenes de cuento de hadas, a través de la omisión del nivel interno intuitivo de significado y la única escena de acción externa que queda, en la suspensión del lenguaje visual a través de la superficie de la imagen, la crueldad pasa a primer plano de una manera tan separada que los productores se sienten obligados a cambiar las escenas. Entonces, por ejemplo, en la producción de Simsala Grimm, el lobo tiene que ser eliminado bajo anestesia general en un quirófano de las siete cabritas.
Los propios Grimm también han sido acusados ​​del hecho de que los cuentos de hadas son a menudo demasiado crueles: Wilhelm Grimm se enfrentó, entre otras cosas, con la acusación de Achim von Arnim de que la moral "Cómo jugaban los niños de Schlachtens entre sí" era demasiado cruel y Podría hacerlo Animar a los niños a imitar: Wilhelm solo podía justificarse diciendo que su madre ya les había contado el cuento de hadas sobre la matanza y que lo había vuelto cauteloso y ansioso cuando jugaba.
Es sobre todo el malentendido de ver imágenes externas y no figuras de un evento interno en las imágenes y arquetipos de los cuentos de hadas, lo que permite que las crueldades, despojadas de su significado interno, salgan a primer plano de una manera tan "desnuda". Existe un error de juicio similar de narrativas míticas en el
ver la recepción histórico-crítica de las narrativas del Antiguo y Nuevo Testamento. Incluso con la disminución de estos textos a sus momentos externos, históricamente y racionalmente verificables, se pierde la comprensión del contenido real, las representaciones pictóricas de la existencia humana.


El motivo frecuente de la madrastra descontenta que intenta matar a sus hijos, la imagen de la bruja y la redención de la heroína en los brazos de su "rey": hay muchas imágenes en los cuentos de hadas de los hermanos Grimm que han sido acusadas recientemente. de misoginia que han provocado la misoginia. En efecto: aunque en la colección aparecen cuentos de hadas en los que, como en Allerleihrauh, un acoso incestuoso y abusivo del padre contra la hija constituye el escenario de partida de los relatos; - en la mayoría de los cuentos, la historia se basa en la imagen de la hija a la que la madrastra impidió vivir.
No creo que este hecho pueda explicarse por una actitud misógina de los comerciantes y los editores. (Los Grimm también presentaron a la madrastra, ya que la imagen de la madre obstaculizando la vida de su propia hija era demasiado explosiva para ellos).
Ya se ha descrito cuánto, confirmado por la investigación de Pomerania antes mencionada, los comerciantes, los narradores, han moldeado las historias según sus sentimientos. Las preferencias y preferencias de los narradores naturalmente también tuvieron un impacto en la selección de las narrativas. La sobrerrepresentación indiscutible de los cuentos de hadas con una trama madre-hija; En el Collactaneen de los hermanos Grimm y su mayor popularidad, esto quizás se pueda explicar por el hecho de que, como escribe el profesor Rölleke, "contar cuentos de hadas era dominio de las mujeres", como sí
Los informantes de los Grimm eran casi exclusivamente mujeres y que el tema madre-hija era más importante para ellas.

"Los cuentos de hadas de Grimm no funcionan en absoluto", confió un experimentado representante de audiolibros en la Feria del Libro de Frankfurt. Incluso las ventas de ediciones ambiciosas para lectores de los cuentos de hadas de Grimm difícilmente sugieren que esta colección todavía pueda considerarse como la literatura en lengua alemana más traducida y de mayor circulación. Por otro lado, el interés en la literatura hermenéutica sobre los cuentos de hadas de Grimm y los cuentos de hadas en general ha crecido significativamente. Parece que una generación que ha crecido con estas historias como con imágenes vivas, abarca una amplia gama en una segunda recepción psicológico-existencial (en un interés vital), hasta sus primeros encuentros intuitivos e infantiles con las cuestiones fundamentales (escatológicas). sobre el amor, la muerte y la victoria sobre el miedo.
Eugen Drewermann: »Toda la metodología de interpretación y el arte de interpretar
Es recomendable que se familiarice con la forma inconsciente y evidente de interpretar los cuentos de hadas, que los niños todavía tienen a su disposición de forma ininterrumpida.
toma un ejemplo obligatorio. En cualquier caso, la psicología profunda puede y no quiere lograr nada más que conscientemente, con medios científicos, rastrear lo que cada niño hace inconscientemente al escuchar un cuento de hadas: capta muy precisamente que los cuentos de hadas, los mitos, los grandes sueños de los pueblos, los suyos expresan sus propios estados de ánimo, sentimientos y conflictos y les responden de alguna manera. El niño es capaz de comprender el lenguaje simbólico de los cuentos de hadas y los mitos porque él mismo vive inconscientemente en estas ideas; La psicología profunda puede y debe intentar desbloquear la conciencia para los contenidos del inconsciente e interpretar los cuentos de hadas y los mitos en consecuencia ".
Pero, si se hace justicia a los cuentos de hadas con un enfoque interpretativo-analítico; ¿No pierdes tu inocencia en el proceso, desencantas la esencia de estas narrativas con consideraciones hermenéuticas, su imaginería intuitivamente tangible, y así las privas de su intensidad?
Creo que a través de una ocupación racional con el significado de las escenas de cuentos de hadas y también de los textos relacionados con los mitos, no se pierde la capacidad de poder volver a disfrutar de las narrativas de una manera intuitiva, posiblemente en mayor medida. Para mí, como orador, también es enriquecedor poder hacer el camino de regreso a lo enfático desde un fondo extenso; En cualquier caso, sin embargo, quiero evitar usar el lenguaje para señalar un contenido casi como con el dedo. En este contexto, también es instructivo utilizar el desarrollo del texto y los cambios en los cuentos infantiles y de la casa en las ediciones de 1810 a 1857 para tratar de comprender cuánto entendían los propios Grimm los cuentos de hadas.
Un excelente instrumento para acercarse a los cuentos de hadas con intención hermenéutica se puede dar, como sugiere Eugen Drewermann en su libro "Psicología profunda y exégesis", para poder tomar alternativamente una perspectiva subjetiva, objetiva y fenomenológica mutuamente penetrante.
(...)
(Aquí sigue una explicación del enfoque objetivo (freudiano), subjetivo (junguiano) y existencialista-fenomenológico)




“En estas canciones se puede sentir el latido del corazón del pueblo alemán. Aquí se revela toda su lúgubre serenidad, toda su necia razón. La ira alemana suena aquí, la burla alemana silba aquí, el amor alemán besa aquí ". (Heinrich Heine en la colección de canciones populares" Des Knaben Wunderhorn ")
La breve cita de la escuela romántica de Heine expresa muy bien lo que ya se dijo en la sección sobre el inicio de la colección de cuentos de hadas de Grimm del clima del romanticismo alemán con un renacimiento del paganismo, el rechazo de lo intelectualmente unilateral, el giro a lo intuitivo, al sentimiento, se dijo sobre las "fuentes indisimuladas de la imaginación" y, sobre todo, sobre la comprensión indivisa e integradora del hombre y la naturaleza, la sensualidad y la religiosidad. (Novalis: "No tengo amor por Söphchen, sino religión") Pero, ¿qué sentimiento básico, qué
Locales, cuya imagen básica del mundo y del hombre en la literatura popular representa la imagen humana de la cultura occidental cristiano-canónica
Opuesto a. Para discutir esta cuestión, retrocederé un poco más.
La Iglesia Católica Romana en consolidación había librado una amarga lucha contra los grupos gnósticos cristianos en los primeros siglos de su formación. Marcionitas y valentinianos, barbelognósticos, maniqueos y ofitas; los informes de los heresiólogos dan testimonio elocuente de esta exclusión. Adolf von Harnack incluso había afirmado que "el catolicismo se construyó contra Marción". Hasta el día de hoy, con referencia al relato de la creación, la iglesia se ve a sí misma en contraste positivo con la cosmovisión dualista, la negación mundial de los gnósticos. El filósofo Hans Blumenberg también formuló que “la formación de la Edad Media sólo puede entenderse como un intento de brindar una protección final contra el síndrome gnóstico. Recuperar el mundo como creación de la negatividad de su origen demiúrgico y salvar su antigua dignidad cosmos en el sistema cristiano, fue el esfuerzo central que se extendió desde Agustín hasta la alta escolasticismo ".
Y Odo Marquard también habla de la recaída gnóstica. (Recaída - término de la medicina; denota un cuadro clínico recurrente) Con Agustín, sin embargo, según Marquard, »el desiderátum del alivio del Dios Creador y su mundo en la Edad Media conduce a la invención y fundamentalización de la libertad humana : se convierte - donde ya no puede ser en la forma antigua bíblica la materia - post Christum natum et mortuum la gran coartada del Dios Creador: no un Dios maligno (el Demiurgo) ha creado un mundo maligno que debe ser redimido a través de su final, pero el hombre libre ha abusado de su libertad por el pecado y, por lo tanto, ha echado a perder el mundo, que sin embargo, esto puede ser enfatizado por el escolasticismo, sigue siendo fundamentalmente la buena creación de un buen Dios, omne ens est bonum ".
Pero, quiero decir, la libertad humana con Agustín solo significa que el hombre solo era libre para ser culpable de cometer el pecado original; - Sobre la base de este pecado original, todo ser humano fue declarado pecador desde su nacimiento en el destino genealógico; el era ahora
pero no libre, porque éticamente poco profesional y dependiente de la predestinación y sola gratia, la gracia de Dios.

“¡Escucha, Dios! ¡Ay de los pecados de los hombres! -Y esto es lo que dice una persona, y tienes piedad de él, porque tú lo creaste y no creaste el pecado en él. ¿Quién recuerda el pecado de mi infancia? ante ti nadie es puro de pecado, ni siquiera el niño que solo está en el mundo por un día "(de las Confesiones de Agustín)
Quizás eso no se haya visto lo suficiente hasta ahora: el dualismo vulgar gnóstico, la negación del mundo, se lleva aquí a las personas mismas. De ahí solo queda el camino a la profunda desconfianza en las personas, a la separación, demonización y condición de los seres elementales de la naturaleza humana. Siempre es fructífero seguir la recomendación de Nietzsche y considerar el pensamiento de un filósofo o un padre de la iglesia en estrecha conexión con su vida: tanto los momentos de autodesprecio de Agustín como del monje agustino Lutero, la realización desesperada de la propia esclavitud moral (solo ser arbitrario y no solicitado para Agustín, el miembro enderezado fue un signo convincente de esto) han encontrado su camino hacia la doctrina y el dogma; son las interfaces muy personales de una ruina mundial.
Entonces, en mi opinión, con Agustín, pero también con Pablo, con el cristianismo, ha habido un cambio en la asignación del mal del mundo al mundo.
Dado a la gente. Ya me referí a las implicaciones políticas de poder de una imagen agustiniana del hombre en relación con la mención de Elaine Pagel. "Homo homini lupus", el hombre es el lobo del hombre; el escenario claramente retratado más tarde por el filósofo inglés Thomas Hobbes en su "Leviatán", que para poder vivir razonablemente feliz en paz y tranquilidad y aparecer como un creador cultural, el hombre debe entregar una buena parte de su libertad a un soberano, ahora Ser gobernado por esto en la comunidad es un eco elocuente de la imagen agustiniana del hombre. Agustín perteneció a los maniqueos durante unos diez años; una Iglesia gnóstica ya fuertemente canonizada y extendida. (Queda por investigar hasta qué punto el estricto dualismo de los maniqueos, como un momento arquetípico de desconfianza, se plasmó en Agustín, Lutero, Calvino y las siguientes corrientes protestantes y reformistas.
La sociedad estadounidense ha tenido un impacto y está regresando a Europa a través de su omnipresencia cultural.
"Todo el mundo está perdido en sí mismo y arruinado ... No hay peligro de que una persona se humille demasiado, por eso entiende que está buscando todo eso en Dios
debe lo que le falta ... Maldito el que confía en la existencia humana y construye su virtud sobre la carne. Somos llamados, no según nuestras virtudes, sino según la elección y la gracia de Dios. «Esta cita de Calvino expresa la imagen agustiniana más oscura del hombre.
Los gnósticos de los primeros tres siglos, sin embargo, nunca fueron una comunidad religiosa homogénea. El espectro iba desde grupos que expresaban su desprecio por el mundo con ritos para glorificar la esterilidad y que quizás experimentaron un eco tardío y coqueto (o aquí realmente una recaída) en "Born of Disadvantage" de Cioran, hasta aquellos a quienes sólo la negación del mundo ofreció una imagen existencial, una escena emocional, una provocación interior para poder realmente ganar la vida en un proceso existencial independiente, casi en un giro gnóstico. Estos son modelos más ambiciosos que, también en términos de sus altas exigencias para las personas, tienen analogías con los caminos budistas.
Individuación, al "doble movimiento" de la "desesperación" y la "elección" de Sören Kierkegaard y en realidad también a la imagen de Jesús
de Nazaret.
Fueron precisamente estos grupos de la Gnosis "brillante" los que tenían, como comunidad, y eso también, creo, de su confianza en las personas, más libres,
anárquicas, es decir, estructuras libres de dominación; Las mujeres tenían la misma participación que los hombres en la vida ritual y comunitaria; hubo un contraste aquí
para la Iglesia Paulina ninguna asignación de género del maligno; y tan grande como el deseo era fantasear con sistemas mitológicos florecientes, la inclinación a
La dogmatización y la canonización fueron escasas, e incluso con proyecciones de la negatividad mundial más flagrante; - El dualismo gnóstico y su
Después de todo, la "asignación" de lo maligno contenía la posibilidad de afirmar al hombre como portador de un pneumas del bien fuera del mundo; como
un ser basado en esta conexión, antes bueno, cayó en un mundo hostil.
(...)
 “Tú eres grande, Señor, y digno de ser alabado, y tu poder y tu sabiduría son inconmensurables. Y el hombre quiere alabarte, miserable esquema de tu creación, sí, hombre que lleva consigo su ser moribundo, lleva consigo el testimonio de su pecado y el testimonio de que resistes a los altamente competentes. Y, sin embargo, el hombre quiere alabarte, pobre perfil de tu creación ”. Así comienzan las confesiones de Aurelius Augustine. En la primera parte de la sección, Agustín cita la carta de Pablo a los Corintios. Aquí encontramos la tradición de una imagen de una brecha infranqueable entre Dios y el hombre. 

El creador patriarcal del mundo, cuya "demolición de la creación" cayó del omne ens bonum est por su propia culpa (más precisamente: por culpa de la mujer), se erige como un superyó castigador inaccesible para los "altamente competentes".
El ser humano como "ser moribundo" y "portador del testimonio de su pecado", porque la muerte y la sexualidad son parte del castigo, es incapaz de oponerse a las partes malignas en sí mismo; incluso si lo intentaba, permanecía a merced de la predestinación y la gracia insondables (y la observación constante) del Dios patriarcal.
En el "Anticristo" Friedrich Nietzsche expresa con apasionada lucidez cómo el evangelio, la "buena nueva" de la imago de Jesús de Nazaret abrumaron a sus primeros seguidores y tuvieron que escapar al disangelismo por la naturaleza clerical de Pablo. El "anticristo" Nietzsche se revela aquí - y esto quizás todavía no se ha visto en la medida que merece - como un ardiente defensor de una "práctica" verdaderamente cristiana, de "una vida como la que murió en la cruz, la vivió". ".
El hijo de un pastor protestante había acumulado suficiente ira en el cuerpo en la primera casa sin padre bajo la égida de una comunidad de mujeres piadosas de tías, madre y hermana para reconocer: el cristianismo, que en realidad menos merece este nombre, el cristianismo "realmente existente". , la moral de la abnegación »revela una voluntad hasta el fin, esencialmente niega la vida. «
(una vez más Monnica, la madre de Aurelius Augustine :)
“Hijo mío, en lo que a mí respecta, nada en mi vida tiene más encanto para mí. Qué sigo haciendo aquí, por qué sigo aquí en absoluto, no lo sé, porque ya no espero nada de esta temporalidad. Solo había una cosa que me hacía querer vivir un poco más: quería verte como un cristiano católico antes de morir. Mi Dios me ha concedido en abundancia: se me permite verte como su siervo, ya que ahora ni siquiera la felicidad en la tierra significa nada para ti. ¿Qué sigo haciendo aquí? "(De las Confesiones de Agustín)
También se debe a Nietzsche el haber demostrado cuánto se fundamenta la doctrina de la negación de la vida y la desconfianza en las personas, la psicología de sus poderosos apologistas e insta a la traducción del "perezco" al imperativo "todos deben morir".
“¡La venganza oculta, la pequeña envidia dominada! Todo patético, auto-sufrimiento, afligido por malos sentimientos, todo el Gettho-mundo del alma a la vez encima. Basta leer algún agitador cristiano, San Agustín, por ejemplo, para entender, para oler qué tipos inmundos se le pusieron encima ". (Nietzsche a Agustín -" El Anticristo ")
Quizás todo se pueda reducir a la pregunta básica. Se le da al ser humano a través de los primeros momentos biográficos de profunda sensación que
La confirmación de su temperamento como el de una confianza incondicional o si el sentimiento de confianza reprimido sigue siendo lo suficientemente grande como para
queriendo recuperarlos. Un proverbio ruso, sólo lo recuerdo vagamente de las "Notas de la casa de los muertos" de Fyodor M. Dostoyevsky, dice: "Pero él también tuvo una madre". Fueron culpables de los crímenes más inimaginables. Expresa que en la relación entre padres e hijos existe una posibilidad intrínsecamente basada en principios que, en realidad, está en clara contradicción con los crímenes.
Cuánto puede haber afectado la desconfianza propagada en las personas de nuestra cultura, por ejemplo, cómo los padres afectan a sus hijos
Quiero tratar brevemente con los demás y así, a su vez, despertar la naturaleza extraña de la desconfianza. En primer lugar, el pasaje ya citado de las Confesiones de Agustín: “¿Quién me hace recordar el pecado de mi infancia? Nadie es puro de pecado frente a ellos, ni siquiera el niño que solo está en el mundo por un día. Agustín se esfuerza por corroborar esta creencia en varios apartados siguientes: el niño llora, muestra obstinación a una edad temprana, se aprovecha de la paternidad. cuidado, etc., es realmente malo per se, y sigue siéndolo si uno no lo trata en consecuencia desde el principio con esto en mente. Pero ninguna madre en la tierra que tuviera a su pequeño en brazos pensaría en sí misma que su hijo
es a priori y esencialmente pecaminoso. Sólo si este pensamiento se le impone de antemano, ella, contrariamente a sus instintos, se convierte en una distancia artificial.
para el niño verdadero. La distancia artificial con el niño es parte de un clima básico de la cultura de la desconfianza en la historia occidental. La infiltración de los instintos paternos a través de una proporción indigna de confianza, a través de un canon de desconfianza, arroja al niño a una oposición desesperada, una alienación irreconciliable con su yo arquetípico.
En la década de 60 todavía existía una guía y un libro educativo muy difundido para las madres jóvenes, que ordenaba a las madres que no aceptaran a su hijo que lloraba si no había una razón aparente para el llanto; Con las bien conocidas justificaciones de que el niño puede ser mimado, aproveche el cuidado más tarde y debe aprender desde el principio que no se cumplirán todos los deseos. (El "fortalecimiento de los pulmones" y la idea de endurecimiento sólo se mencionan de pasada). Conocí a algunos amigos y conocidos que, siguiendo las recomendaciones de este libro "La madre y su primer hijo" del Dr. Johanna Haarer, fueron criadas. Que este título tuvo las ediciones más altas bajo el título "La madre alemana y su primer hijo" incluso durante la era nazi, y que el Dr. Johanna Haarer fue la educadora nazi, o fue olvidada o aceptada tácitamente. (En la nueva edición sin cambios de la década de 60, solo se eliminaron capítulos como "Le hablo a mi hijo sobre el Führer").

En las formas de devoción a María, una divinidad femenina, un ídolo pagano de la fertilidad, se ha expresado dentro de la iglesia patriarcal.
pueden. (La iglesia siempre ha entendido bien cómo discriminar imágenes y ritos de otras religiones como paganas, pero al mismo tiempo integrar estos mitos y ritos populares en su canon) La iglesia pudo permitir esto, ya que según el dogma de la iglesia Jesús fue el Hijo de Dios y no un niño humano pecador esencial. Pero este dogma pasó a un segundo plano, especialmente en la representación pictórica de María en el Renacimiento. Surgió la imagen de una madre, la mayor cercanía al niño, un sentimiento de seguridad, una aceptación incondicional y al mismo tiempo una confianza alegre y relajada, observando el movimiento de autosuficiencia y retraimiento de su hijo. En algunas partes del pensamiento existencialista-nihilista se habla a menudo de la "catástrofe del nacimiento". En esta imagen como la experiencia de una caída catastrófica de la seguridad prenatal a una contingente
Se vuelve a escuchar la existencia, la "recurrencia" gnóstica de la "caída" del ser neumático hombre en un mundo hostil.
En algunas imágenes de María, sin embargo, como se acaba de indicar, aparece otra imagen de la vida; la posibilidad existencial, de una sensación transmitida por los padres de aceptación incondicional y confianza incondicional, el "además", la riqueza, la belleza y la diversidad de
Para poder descubrir el mundo.
Mis sentimientos después del nacimiento y en los primeros años de nuestra hija todavía están muy presentes en mi mente. Por un lado estaba la impresión del grande
La voluntad de vivir, el deseo de ver, tocar y oír, la franqueza sin obstáculos de una personalidad primitiva; la imagen del todavía tembloroso
Cabeza que, con los ojos muy abiertos, se volvió feliz y emocionada ante cada movimiento y cada sonido a su alrededor. Por otro lado, me di cuenta: el grande
Vulnerabilidad, la inconmensurable posibilidad de decepción.
Nunca podré hablar de la "catástrofe del parto"; Pero ese era mi sentimiento: la existencia puede conducir a una catástrofe, a
Los sentimientos básicos de desconfianza de por vida, conducen a una contingencia e inestabilidad sin fondo, si el niño no comienza desde el principio, en su propio tiempo
Transicional, ya sea de la infiltración racional de los instintos o de las trabas sociales y personales-psicológicas, un sentimiento continuo de aceptación y seguridad incondicional, pero también al mismo tiempo de alegría y respeto por su libertad, su independencia y los primeros años de vida.
La personalidad se puede cumplir. )
En este contexto, me gustaría leer una sección más larga del texto "Te di a luz con dolor" - Sobre la psicología de la madre
Child Bond "por el psicoanalista de Zúrich Andreas E. Benz cita:
“La relación de la madre con su hijo recién nacido no solo está determinada por su propia historia y la realidad en el momento del nacimiento, sino también por las ideas culturales sobre la“ naturaleza ”del recién nacido. En Europa prevaleció durante mucho tiempo la idea de que el padre y la madre moldean física y genéticamente al recién nacido - (...) psicológica y culturalmente, sin embargo, se vive comúnmente como una pizarra en blanco en la que los padres ponen su firma educativa. , su huella. El niño es cera en manos de los padres, que son los responsables de la forma que se crea. Pero es diferente en África, donde una de las tareas más importantes de los padres es reconocer la "naturaleza" del niño, es decir, sentir de dónde viene, qué alma ancestral se ha encarnado en él. Si los padres no logran reconocer la "naturaleza" del niño, que a menudo se refleja en la denominación correcta, podría ser que el recién nacido no se sienta aceptado en esta tierra y regrese a una "otra vida". Esencial para
Estas diferentes ideas culturales son la medida en que el recién nacido ya se considera un compañero de interacción de pleno derecho de los padres, como su propia personalidad. (También) la psicología de los siglos XIX y XX, incluido el psicoanálisis, durante mucho tiempo vio al infante principalmente como un "inmaduro", "necesitado" y "ser dependiente"; Solo recientemente, la investigación moderna sobre relojes para bebés de Davis Stern revisó esta imagen a favor de una personita mucho más madura, competente y compleja que, desde una edad temprana, ayuda activamente a moldear la relación con la madre a través de su individualidad.
______
 La "alegría lúgubre", "su razón tonta", "aquí están los tambores de la ira alemana, aquí los silbidos de burla alemanes, aquí los besos de amor alemanes".
La romántica Heine buscaba relajarse en la atmósfera de los "colas parlantes", la mirada indisimulada de la literatura popular.
Ahora me gustaría citar algunos ejemplos de los cuentos de hadas de los hermanos Grimm, que iluminan la esfera y el pensamiento de la literatura popular como un espacio libre. los
Esfera de vida de espíritu libre, en la que el pensamiento y el sentimiento han conservado su identidad, donde un conocimiento instintivo de las "cuestiones últimas" sobre la base de una confianza básica incondicional en las personas se expresa en imágenes apasionadas. La mera posibilidad de una vía de redención autosuficiente, un "renacimiento", que se muestra en las imágenes de los cuentos de hadas, contrasta radicalmente con la doctrina de la predestinación y la gracia de la tradición católico-protestante. Los patrones de responsabilidad personal existencial y eso significa religiosa en el contexto de una afirmación arquetípica de la vida, que encuentran su expresión en la literatura popular, tienen analogías más bien en el budismo, en las formas brillantes de la gnosis, los herejes y los grupos herejes de la tradición cristiana. y con poeta-filósofos como Kierkegaard, Holderlin, Nietzsche, Heine o Dostojewskij.
En la primera versión del cuento de hadas "El Dios de la Muerte", el padre de los 13 niños muestra una refrescante falta de respeto por el "Dios querido". En su condescendiente oferta de "hacer feliz al decimotercer niño en la tierra", el Padre rechaza a Dios, con las palabras: "No quiero que seas mi padrino, me das
los ricos y los pobres mueren de hambre "y" lo dejaron en pie. Wilhelm Grimm luego reemplazó el humillante "déjalo estar de pie", como ya se mencionó, con eso
Probó la teodicea: "Esto es lo que dijo el hombre porque no sabía con qué sabiduría distribuía Dios la prosperidad y la riqueza".
Wilhelm Grimm reemplazó así un elemento popular de distanciamiento de un Dios patriarcal y misericordioso con un modelo explicativo de la doctrina de la predestinación y la gracia que ya alcanzaba la dirección calvinista con respecto al material. Pero, al igual que con tantas atenuaciones y modificaciones de los Grimm, también aquí: el clima real, el trasfondo intelectual de la historia no se ven afectados. En el caso de "The Grim Reaper", esta es la cosmovisión cíclica, que está muy bien expresada en la "imagen de la cueva" del cuento de hadas:
La muerte, cuando se vio traicionado de su propiedad por segunda vez, dio grandes zancadas hacia el médico y le dijo: 'Se acabó contigo, y ahora te toca a ti, lo agarró con tanta fuerza con su mano helada, que no pudo resistir y lo condujo a una cueva subterránea. Entonces vio mil y mil luces encendidas en filas inconfundibles, unas grandes, otras medio grandes, otras pequeñas. En cualquier momento algunos se apagaban y otros volvían a arder, por lo que las llamas parecían estar en constante cambio. Verás, dijo la Muerte, estas son las luces de la vida para los hombres. Los grandes pertenecen a los niños, los cónyuges medio grandes en su mejor momento, los pequeños pertenecen a los ancianos. Pero incluso los niños y los jóvenes suelen tener poca luz. -, Muéstrame la luz de mi vida, dijo el doctor y quiso decir ...?
La cosmovisión de lo cíclico en esta imagen está relacionada con las concepciones religiosas indias, paganas y naturales, en una elemental
Contradicción a la visión teleológica de la historia y el mundo del cristianismo canónico. La enseñanza de la finalidad de la historia, de su confluencia
En el reino de Dios, la doctrina del Juicio Final, la retribución y lo que en realidad es el más allá, hay un sentimiento cíclico en este cuento de hadas.
Opuesto a; Y también en la aceptación, sí, en la afirmación de la muerte como complemento de la vida, en la imagen de estar envuelto en un eterno devenir y fallecimiento, el sentimiento básico del cuento de hadas contrasta con el canon cristianismo, que ve la muerte como consecuencia de pecado, como castigo colectivo venganza
El entendimiento de Dios. (También la indecente e indecente arrogancia del deseo de la cultura cristiana de vivir para siempre, que se ha traducido de la creencia en el más allá a las cabezas congeladas y positivistas contemporáneas del American Survivel Institute, contrasta con la aceptación, o más bien la afirmación de la muerte, en el contexto del sentimiento cíclico. Una vez más, la expectativa popular de un Mesías pasó a primer plano; se vislumbraba un momento histórico: el "reino de Dios" viene al juicio de sus enemigos ... Pero todo se malinterpreta: ¡el reino de Dios como acto final, como promesa! El evangelio fue precisamente la existencia, el cumplimiento, la realidad, este "reino". Tal muerte fue
sólo este "reino de Dios". (de: Friedrich Nietzsche - »El Anticristo«)

La banalidad y la baratura de las proyecciones del más allá en la tradición cristiana, también como resultado de una visión externa de imágenes de un evento interno, con los gestos amenazantes del purgatorio, las promesas de la Ascensión y la puerta del cielo, etc. , se vuelven irrespetuosos en el cuento de hadas "El maestro ladrón" glosado animadamente:
“… Entonces el sacristán le dio un codazo al pastor y le dijo: No sería malo si pudiéramos aprovechar la oportunidad y llegar al cielo de una manera fácil antes de que amanezca. Por supuesto, respondió el pastor, esos eran mis pensamientos también; si te apetece, queremos seguir nuestro camino. Sí, respondió el sacristán, pero usted, pastor, tiene el derecho de paso y yo lo seguiré. Entonces el pastor dio un paso adelante y subió al púlpito, donde el maestro abrió el saco. El sacerdote se arrastró primero, luego el sacristán. Inmediatamente el maestro ató el saco con fuerza, lo agarró por el saco y lo arrastró por las escaleras del púlpito: cada vez que las cabezas de las dos puertas golpeaban los escalones, gritaba: vamos a la montaña. Luego los sacó a través del pueblo de la misma manera, y cuando llegaron a través de los charcos, gritó a través de las nubes húmedas, y cuando finalmente los subió por las escaleras del castillo, llamó ahora que estamos en las escaleras celestiales y pronto lo haremos. estar en la explanada. Cuando llegó arriba, empujó el saco en el palomar, y cuando las palomas revolotearon, dijo que escuchó a los ángeles regocijarse y batir sus alas. Luego echó el cerrojo y se fue ".
En contraste con el vulgar dualismo bueno-malo del cristianismo, que en última instancia siempre pretende asignar un mal irresistible a ciertas personas, grupos o pueblos, también está la sabiduría del cuento de hadas "El diablo de los tres cabellos dorados".
El "mal" en forma de diablo es aquí una autoridad de la que el joven puede aprender la sabiduría que es decisiva para el éxito de su viaje. Una fuerza mediadora, la abuela del diablo ("¿Qué quieres? Dijo, pero no parecía tan enojada ...") suscita las tres sabidurías del pozo seco, el árbol estéril y el barquero que siempre es del diablo con las historias de sus sueños tiene que ir y venir y no se reemplaza. La suegra, sin embargo, tiene que tranquilizar al diablo, que sigue empezando a enojarse. Hace esto, qué imagen de conocimiento profundo, tranquilizándolo mil veces.
Muchas otras imágenes de cuentos de hadas, como el descenso en tres ocasiones a los Itschen (los sapos) en "Las tres plumas", transmiten, o mejor, hacen que el oyente sienta que un camino exitoso en la vida solo es posible si buscas sin miedo lo "subterráneo", experimenta la sabiduría de este subterráneo en lugar de reprimirlo y dividirlo.
(...)

 Puede ser importante para la intensidad e integridad auditiva que el hablante tenga cierta afinidad con el tipo de comerciante de la cultura perdida de la tradición auditiva. Con toda precaución: algo solitario, al menos temporalmente omitido de lo social, aliviado, la insinuación de un carácter chamánico posiblemente sea inherente a este mediador; y puede que no le resulte del todo extraño lo que describió Kierkegaard con las palabras:
“Hay dos pensamientos que entraron en mi alma tan temprano que realmente no puedo probar su origen. La primera es que hay personas cuyo destino es ser sacrificado para que surja la idea, y que a través de mi cruz especial soy uno. El otro pensamiento es que nunca podría trabajar para mi sustento, en parte porque pensé que iba a morir muy joven, en parte porque pensé que Dios me daría esto en vista de mi cruz especial; Sufriendo y salvaría esta tarea. De dónde sacas esos pensamientos, sí, no lo sé, no los he leído, ni los obtuve de otra persona ".
¿Un reclamo exagerado, una arrogancia y un retroceso anacrónico, una impresión que tiende a causar malestar? -pero-, el tipo de comerciante (a menudo idéntico al chamán y al "vidente"), no eligió su papel, inicialmente se defendió del peso de una "vocación", se sorprendió de este mismo Camino; - una vez más Nietzsche: “¡Qué extraño! En todo momento me domina el pensamiento de que mi historia no es solo personal, que hago algo por muchos cuando vivo, me formo y me grabo: siempre es como si fuera mayoría y le hablo íntimamente- serio-reconfortante.?